CULTURE

17 - 2003

Letteratura

Giovanna Mapelli

LOS HISPANISMOS EN LOS MEDIOS
DE COMUNICACIÓN ITALIANOS

En el sistema lingüístico las palabras están en continua evolución: se crean, se desarrollan y desaparecen, adaptándose a las necesidades de los usuarios; y para renovar el léxico existen recursos de carácter semántico, morfológico y léxico. De hecho, la neología es un fenómeno heterogéneo que comprende procedimientos diferentes: por una parte, las creaciones autóctonas o nativas que aprovechan los elementos ya existentes en una lengua; por otra, la incorporación de voces ajenas.
El préstamo lingüístico no es una categoría homogénea, sino que existen distintas modalidades o variedades, de ahí que aparezcan los problemas de terminología y tipología, vinculados a los conceptos que representan estos términos, que se desprenden de los estudios sobre el fenómeno; es decir, la noción de préstamo conlleva una marcada polisemia; trataremos de indicar, cuando sea posible, el valor con el que se emplea la palabra extranjera. Si bien es verdad que un elemento lingüístico de una lengua prestataria cuando entra en una lengua receptora puede sufrir algunas modificaciones ("préstamo asimilado"), bien en su forma para adaptarlo gráfica o fonéticamente, bien en su contenido semántico, el préstamo por antonomasia es la transferencia directa de significado y significante ("préstamo no asimilado").
El presente trabajo se centra en el proceso del préstamo lingüístico y, de forma particular, en la presencia de los hispanismos en los medios de comunicación italianos. No cabe duda de que la incorporación al léxico de una lengua de voces procedentes de otra es uno de los procedimientos de ampliación del vocabulario más antiguos, que existe en todas las culturas, incluso en las más puras y cerradas a todo influjo extranjero. Y son los medios de comunicación los que desempeñan hoy un papel fundamental en la asimilación del préstamo lingüístico porque permiten la rápida difusión de las palabras foráneas.
Es cierto que, actualmente, la cultura que presta más palabras a otros idiomas es la angloamericana por su fuerza y vitalidad en numerosos ámbitos (política, economía, tecnología, moda, espectáculo, etc.). En cambio, la situación del español es distinta: el peso económico que ejerce en el mundo no es grande, aunque tiene un enorme atractivo cultural. El intercambio entre español e italiano (y algunos de sus dialectos) fue muy intenso en los siglos XVI y XVII, favorecido por la presencia de cortes españolas en la península italiana, por el bilingüismo de algunos escritores, por la convivencia directa de las dos poblaciones. Además, una conciencia lingüística menos preocupada por el purismo empuja al escritor hacia la adopción de formas extranjeras también para fines estilísticos.
Sin embargo, numerosos términos que entraron en aquella época y que eran corrientes en algunos ámbitos sociales como el de la corte, el de ciertos oficios, el de la milicia, etc., se han perdido a lo largo de los años; existen, de hecho, textos literarios, documentos burocráticos y administrativos, informes de mercaderes y viajeros que atestiguan aquel próspero contacto entre las dos lenguas (Beccaria: 1968). Después de un largo período de silencio, en el siglo XX los hispanismos volvieron a aparecer, aunque de puntillas, y demostraron un contacto con nuevas realidades turísticas, folclóricas, deportivas y, por supuesto, sociopolíticas (Terracini: 1994, 436). En la actualidad, en cambio, el italiano acepta cada vez más voces castellanas y este flujo resulta muy fructífero.
Por ello, en el presente estudio se hará hincapié en la presencia de hispanismos en los medios de comunicación, su frecuencia, las condiciones que los favorecen, el tipo de palabras y el grado de adaptación a la nueva estructura lingüística.
El corpus del análisis es heterogéneo: se compone de artículos aparecidos en periódicos (La Gazzetta dello Sport, Il Corriere dello Sport, Il Corriere della Sera); revistas (Tu, Il Venerdì di Repubblica) programas deportivos en televisión (Guida al Campionato, Controcampo Champions League) y turísticos (Sereno Variabile); telediarios (Tg2, Tg5); transmisiones radiofónicas, películas, publicidad, además de diccionarios (Calvi y Monti: 1991; Zolli: 1991; Bencini y Citernesi: 1992; Mini: 1994) y repertorios que recogen neologismos (Terracini: 1994; Marras: 1994) que han entrado en el italiano, sobre todo gracias a los medios de comunicación.
El trasvase de hispanismos al italiano se produce por distintas razones: la primera es la tendencia a adoptar el término foráneo sin poner ningún tipo de resistencia, a la que se añade, en el caso del español, la fuerte afinidad lingüística que facilita aún más la aceptación del préstamo; en segundo lugar, los factores extralingüísticos como pueden ser el contacto entre las dos culturas, favorecido por la multitud de españoles e hispanoamericanos que viven y trabajan en Italia, sobre todo en el mundo del espectáculo y del deporte, a los que se suma el gran número de turistas que eligen España o los países hispanoamericanos como destino de sus viajes. Es decir, el problema del préstamo supone un planteamiento que utilice criterios no sólo lingüísticos, sino también socioculturales.
En los últimos años, el español ha ejercido gran influencia en la cultura italiana como se ve en distintos fenómenos: bailes y canciones; modelos de habla española que presentan programas en la televisión y en la radio y que, de vez en cuando, emplean expresiones y palabras de su lengua materna; deportistas hispanos que en las entrevistas usan palabras en español, etc. Además, cabe decir que el italiano manifiesta una actitud de apertura hacia las palabras foráneas, lo que favorece la entrada de éstas en el léxico autóctono.
Por lo tanto, el periodista italiano ante un extranjerismo prefiere dejarlo sin traducir, unas veces por el afán de precisión, otras por la prisa y la poca atención que pone en la traducción (Alvar Ezquerra: 1996), o simplemente para dar una pincelada de color exótico al texto; en este caso, la voz adquiere un valor connotativo.
Por supuesto, hay que distinguir entre términos usados de manera ocasional, cuya vida es efímera, pero que el destinatario puede entender, y palabras que están ya aclimatadas hasta el punto de que el usuario, a veces, no tiene conciencia de su origen extranjero (Zolli: 1991, 121). Es cierto que los hispanismos relevantes para la historia de la lingua italiana no son los vocablos pasajeros que entran en nuestro idioma esporádicamente, sino el léxico que se asimila, integra y resulta productivo en el sistema del italiano. No obstante, incluso el préstamo que aparece de manera ocasional en un texto es significativo por el valor estilístico y expresivo que adquiere en aquel contexto; sin embargo, Gusmani (1986), por ejemplo, define estas voces como citazioni occasionali y no las considera verdaderos préstamos.
Conviene subrayar también el tipo de contexto en el que aparecen los hispanismos: pueden colocarse en contextos específicos que traten un tema español o latinoamericano, o cuando se entrevista a un personaje famoso de habla castellana; y también en contextos no específicos, en ámbitos generales, que no se refieren, en ningún caso, a España o a los países latinoamericanos para crear efectos humorísticos o llamar la atención del público.
Desde el punto de vista del grado de asimilación en la nueva estructura lingüística de los hispanismos, pueden observarse:
 
 
1. los adaptados a la fonética y a la morfología;
2. los que se quedan en la forma originaria a causa de la afinidad con el italiano;
3. los que han ampliado o reducido el significado original.
 

 
1. Préstamos adaptados
 
En este apartado nos ocupamos de aquellas voces, incluidas en los diccionarios, que se han adaptado a la grafía del italiano:

"llama" lama; "embarcadero" imbarcadero; "guerrilla" guerriglia, "guerrillero" guerrigliero; "miliciano" miliziano; "madrileño" madrileno;
"mantilla" mantiglia; "cordillera" cordigliera; "reconquista" riconquista;
"generalísimo" generalissimo; "Sevilla" Siviglia; "poncho" poncio;
"donquijotesco" donquisciottesco; "vasco" basco.
 
 
Se trata de adaptaciones que afectan a aquellos signos gráficos que en italiano no existen o que se pronuncian de manera distinta. Cuando no hay modificaciones ortográficas, en la lengua oral estos sonidos suelen pronunciarse a la manera italiana, de modo que "aficionado" y "pronunciamento" se pronuncian con /t/, africada palatal sorda en lugar de interdental fricativa sorda; "daiquiri" mantiene la "u" /kui/; "gitano" con sonido africado palatal sonoro /d/ en lugar del velar fricativo sordo.
Por lo que se refiere a los nombres propios, derivados sobre todo de las telenovelas o de personajes deportivos, cambia la posición del acento: "Inés" es Ines; "Álvaro" es Alvaro; los apodos que llenan las crónicas deportivas, a la hora de referirse a un atleta hispano, como "El Chino", "El Piojo", "El Cholo" pueden aparecer también con el artículo italiano, subrayando de esta manera una mayor integración en el sistema italiano:
 
 
"(...) dice il Chino (...)" (GS 29/04/02, 3).
 
 
Dentro de la morfología, puede constatarse que los morfemas flexivos de plural son los italianos, ya que el singular podría considerarse como una voz italiana; a veces los mismos diccionarios dan cuenta de este hecho:
 
 
"banderilleros" banderilleri; "barrancos" barranchi; "bolero" boleri;
"bongos" bonghi; "embargo" embarghi; "fandango" fandanghi;
"fiestas" fieste; "flamencos" flamenchi; "gitanos" gitani; "guanacos" guanachi; "machos" machi; "murales" murali; "tangos" tanghi; "pistoleros" pistoleri; "rumbas" rumbe; "tequilas" tequile.
 
El sufijo "-ista" con valor de "partidario de" es productivo también en italiano, por lo tanto chavisti o golpisti se aceptan sin problemas en lugar de "chavistas" o "golpistas":
 
 
"colonne di chavisti si mettono in marcia (...)" (CdS 15/04/02, 9).
"(...) sono stati i golpisti (...)" (Tg5 15/04/02).
 
 
Ahora bien, si por un lado se colocan los plurales adaptados al italiano, por otro hay voces que mantienen el plural original, por consiguiente es posible encontrar: "navaja(s)"; "pampa(s)", "rancho(s)"; "barrio(s)"; "avenida(s)"; "azulejo(s)"; "barbudo(s)".
Por último, pueden destacarse aquellos préstamos que se emplean en la forma de plural español pero referidos al singular; eso quiere decir que han aparecido en los medios de comunicación más frecuentemente en plural, de manera que éste se considera el más típico (Gusmani: 1986, 45). Por ejemplo: "silos" (lugar donde se guarda el trigo u otros granos, semillas o forrajes), "murales" (pintura o decoración mural); o "vigilantes": È morto il vigilantes (...) (CdS 16/03/02, 7).
Por otra parte, la aparente semejanza entre las dos lenguas lleva a modificar erróneamente las palabras o expresiones: se trata de los barbarismos que consisten en pronunciar o escribir mal las palabras, según la definición del diccionario académico. Así pues, voces como "desesperado" y "desaparecidos", se presentan con cierta frecuencia en la forma incorrecta por analogía con el italiano, es decir: *desperado y *desparecidos (en italiano: disperato; scomparsi/spariti).
Eso acaece incluso cuando se intenta mantener la frase o la expresión en la forma primigenia; por ejemplo, al citar las palabras pronunciadas por el argentino Cúper, el periodista escribe: "(...) es una *barbaridas, en lugar de "barbaridad" (en italiano sería barbarità) (GS 16/07/01, 9) o "*primero, en lugar de "primer" (en italiano sería primo) tiempo" (GS 10/09/01, 9).
Este proceso es evidente sobre todo en la publicidad, donde se crea un clima lúdico y divertido asociado también a la fiesta, al sol y a la música; veamos los ejemplos de algunos anuncios actuales: en uno hay dos mejicanos que, antes de ir a una fiesta con el refresco "Estathè", echan una siesta y dicen: Mira el dito; Me cala la palpebra; en otro, un grupo de bailarinas de flamenco entran en una charcutería para pedir el jamón Gran Biscotto y dicen: No me gusta un crudo, no me gusta un coto me gusta solo Gran Biscocho; y una española en el anuncio de un licor, grita: Bella alcachofa.
Igualmente, la falsa creencia de que basta con añadir "-s" al final de la palabra italiana para obtener la correspondiente española o para evocar un hispanismo nos ofrece ejemplos de "itañol", o sea una mezcla entre los dos idiomas.
Un ejemplo de este influjo mutuo entre las dos lenguas ha sido extraído de la serie televisiva Per amore donde un muchacho, escuchando en la radio a un pinchadiscos que alternaba frases italianas con españolas (como por ejemplo: "son las cinco", "esta noche"), decía para sí: a proposito di *dineroS, non c'ho una *LiraS.
De la misma manera, el sufijo "-dor" parece evocar el español; en el lenguaje juvenil existió en los años ochenta la palabra cuc(c)ador que nació, quizás, por analogía con vocablos como "matador" o "conquistador" (Calvi: 1991); sin embargo, cabe recordar que sigue existiendo el verbo cuccare con el sufijo italiano -are. Asimismo, se han creado otros pseudohispanismos para las marcas de algunos productos: solero, mentos, morositas. La "-s" a final de palabra, incluso cuando se tiene ya una forma plural, o el sufijo "-dor" en lugar de -tore, destacan el deseo de establecer un contraste con la lengua estándar (Radtke: 1992). De acuerdo con Radtke (1992), afirmamos que el préstamo de una lengua similar refuerza la dimensión lúdica: el español posee para los italianos la capacidad de deformar la lengua general y, por lo tanto, evoca efectos humorísticos y se presta fácilmente al juego de palabras, como está demostrado en los ejemplos que acabamos de comentar.
Se trata, por lo tanto, de falsos préstamos: términos sólo en apariencia originarios de una determinada lengua extanjera, aunque no existen en dicho idioma. Según Gusmani (1986), el proceso que lleva a la acuñación de pseudohispanismos presupone el conocimiento de algunas estructuras características de la lengua foránea; implica la voluntad de imitar la lengua modelo; y consiste en la formación de lexemas por analogía con otros presentes en la lengua prestataria.

 
2. Préstamos crudos
 
Hasta aquí, hemos destacado aquellas palabras que al entrar en nuestro idioma sufren algún cambio; sin embargo, en los periódicos o en los telediarios, cuando se recogen noticias sobre los acontecimientos ocurridos en España o en Hispanoamérica, se introducen préstamos crudos, voces tomadas directamente de otra lengua sin ninguna alteración y no asimiladas a las pautas del nuevo sistema lingüístico, casi siempre acompañados por unas marcas metalingüísticas como la cursiva o las comillas; Alvar Ezquerra (1996: 16) los define "palabras-cita" ("barbarismos desnudos" o "extranjerismos") y no los excluye nunca del proceso neológico. Guilbert (1975: 93), en cambio, usa el término xénisme ("xenismo") para designar las palabras foráneas que califican fenómenos, personas y situaciones ajenas a la cultura de la lengua receptora; por ejemplo:
 
 
"Colchoneros": "trattative con la squadra dei "colchoneros"" (GS 08/03/00, 5).
"Chavista": "(...) si radunano i vertici del potere chavista" (CdS 15/04/02, 9).
"Descamisado": "(...) i descamisados di Chavéz (...) (CdS 15/04/02, 9).
"Hispanidad": "(...) orgoglio di ritrovata hispanidad (...)" (GS 09/09/00,13).
"Merengues": "(...) ottava coppa campioni conquistata dalle "merengues"" (GS 25/05/00, 15).
"Parador": "il parador attrae molti turisti (...)" (SV 20/04/02).
"Pesetero": "(...) l'immagine da "pesetero" gli resta incollata addosso (referido a Figo)" (GS 11/09/01, 5).
"Reconquista": "(...) dopo la "reconquista" (...) (CdS 15/04/02, 27).
"Camperos": "(...) e quest'anno vanno molto di moda i camperos" (TU marzo 2002).
 
 
En otros casos, los préstamos no se introducen para llenar una laguna léxica, puesto que tienen un término correspondiente en la lengua meta, sino por el gusto de lo exótico y para dar una pincelada de color local:

"Alcalde": "(...) la seconda rete dell'Alcalde Raul (...)" (CS 13/06/00,12).
"Blanco": "(...) la già rovinata economia del club blanco (...) (GS 06/01/00, 13).
"Barrio": "(...) Raul continua a comportarsi da giocatore di "barrio"" (GS 11/09/01, 5).
"Clásico": "numero 188 del "clasico" (referido al partido Barcelona-Real Madrid)" (GS 24/04/02, 15).
"Internacionales": "nessuno (...) degli Internacionales parteciperà alla festa del centenario (...) (GS 01/08/00, 7).
"Liga": "(...) anche la Liga è una storia a tre (...)" (GaC, 21/04/02).
"Locura": "E' una locura, come si dice qui, rimontare?" (CCL 23/04/02).
"Luchador": "È un luchador, (...) (referido a Batistuta)" (GS 01/08/00, 8).
"Negocio": "Il suo negocio calcistico è diventato un'attività economica (...)" (GS 09/09/00, 13).
"Octava": "(...) Vicente Del Bosque, artefice dell'Octava Coppa Campioni" (GS 09/09/ 00, 13).
"Pretemporada": "I fenomeni (Real Madrid) scendono in campo per la prima volta della "pretemporada"" (GS 28/07/01, 5).
"Puntero": "il puntero è stato un grande acquisto" (CdS 04/11/01, 7).
"Remontada" (es el título de un periódico referido a un partido entre un equipo italiano y uno español del año pasado).
"Rey": "El Rey della terra" (referido a la final de una competición de tenis en la que se enfrentaban dos españoles) (GS 22/04/02, 34).
"Selección": "Fernando Hierro, capitano del Real Madrid e della Selección (...)" (GS 26/06/00, 16).
"Telenovela(s)": "(...) reciterá nella telenovela "Terra Nostra" (Novella 2000, Aprile 2002).
"Vuelta": "(...) si sta preparando per la Vuelta di Spagna" (GS 20/08/01, 17).
 
 
Cabe añadir a estos ejemplos otras palabras que se recogen en los diccionarios italianos: "alcazar", "alpaca", "avenida(s)", "azulejos(s)", "barbudo(s)", "camarilla", "campesino", "canasta", "capataz", "caudillo", "contras", "corral", "desarrollo", "estancia", "gomeros", "guano", "gaucho", "hacienda", "hidalgo", "indocumentado", "lazo", "llano", "machete", "mesa", "meseta", "montonero", "navaja(s)", "pampa(s)", "tupamaro", "vaquero", etc.
Del mismo modo, el periodista puede encontrarse ante una situación en la que un nativo pronuncia palabras o frases enteras en su lengua madre mientras intenta hablar italiano. Y, también en este caso, en lugar de traducirlas, se dejan en su forma pura; los siguientes ejemplos han sido tomados de periódicos deportivos ya que el fútbol es uno de los sectores donde abundan los hispanismos:
 
 
"il presidente Sanz annunciò una "locura"" (GS 24/05/00, 15).
"I campioni di Spagna non possono contare sull'alibi delle assenze, sia perché guardando la lista degli indisponibili dell'Inter sarebbe una "vergüenza" (GS 15/08/01, 3).
"Trabajo, seriedad, silencio (...) ganaremos todos y contra todos" (palabras de Helenio Herrera y repetidas por Cúper)." (GS 13/08/01, 3).
reaparecido e con la sua grinta (...)" (GS 15/04/02, 3).
"(...) noi oggi abbiamo avuto il 20-25 per cento di suerte" (GS 15/04/02, 3).
"ma sì, scudetto amigos" (GS 29/04/02, 3).
 
 
Otros préstamos no adaptados son los que se refieren a bailes, tipos de músicas, instrumentos musicales: "cha cha cha"; "rumba"; "tango"; "lambada" y "lambadero"; "paso doble"; "flamenco"; "pachanga"; "zarzuela"; "habanera"; "charango"; "bongo"; "maracas"; "gaita" (que no está presente en los diccionarios de extranjerismos, pero que se ha difundido gracias al cantante asturiano Hevia y por el aumento del turismo italiano en la zona de Asturias); "merengue"; "sevillana" y "bamba".
Dentro del campo musical, es interesante notar que incluso los cantantes italianos utilizan títulos o estribillos españoles, a causa del gran éxito de este tipo de música en Italia: "vamos a bailar esta vida nueva";"toro loco"; "el diablo"; "vamos a la playa"; "no tengo dinero"; "adelante"; "baila morena"; "como suena el corazón"; "muchacha, ¿qué pasa?"; "chica guapa", etc.
Además, el deseo de conocer la comida de otras culturas ha permitido que los nombres de platos típicos o bebidas se hayan difundido en su forma pura; entre otros, recordemos: "paella"; "tortilla" (es más conocida la mejicana); "cuba libre"; "chili"; "nachos"; "gazpacho"; "sangría"; "piña colada"; "tequila"; etc.
Es cierto que el préstamo puro no se detecta sólo en contextos específicos, sino que hay algunas voces que se usan en ámbitos generales; por ejemplo, los tecnicismos del fútbol: "goleada" (que era también el nombre de un programa televisivo); "goleador"; "golazo": "(...) prestazione, condita dal suo "golazo"" (GS 15/04/02, 13); "puntero": "La squadra ha ritrovato il suo puntero (...)" (CS 10/04/00, 5); "Mundial" del que deriva "Mundialito", que se refiere a las competiciones generalmente veraniegas; "mundialismo", afición del campeonato del mundo (Bencini y Citernesi: 1992); "ola"; "hombre del partido": "Vannucci (...) senza l'uscita di Conceiçao sarebbe diventato l'hombre del partido" (GS 17/09/01, 3).
Asimismo, las voces más comunes y menos técnicas del campo semántico de la tauroamaquia se encuentran también en otros contextos, sobre todo en el fútbol, donde se puede decir que ocurre un encuentro "sangriento" entre dos equipos:
 
 
"Corrida": "(...) trasforma la partita in una corrida" (CS 30/05/00,13).
"Matar" y "matador" (o su calco italiano italiano mattatore): "Kallon che martedì sera aveva matato il Torino" (GS 10/01/00, 13); "è lui il mattatore della serata" (GS 10/01/00, 15).
"Banderilla", "banderillero", "espada": "(...) gli mancava l'espada, l'uomo capace della stoccata (...) gli ospiti offrivano solo evoluzioni sterili di banderilleros" (GS 28/02/00, 16).
"Plaza de toros": "San Siro si è trasformato in Plaza de toros (...) e l'ultima stoccata di Shevchenko ha avuto la bellezza crudele del colpo dell'espada" (GS 07/02/00, 9).
 
 
He encontrado otro ejemplo en un reciente mensaje publicitario, en el que a la pregunta: Anche tu a colazione i cereali Nestlè, una chica italiana contesta: "Claro que sí", expresión muy utilizada por una modelo de Barcelona que trabaja en programas televisivos y radiofónicos.
Hay otros ejemplos de palabras de origen castellano que se han incorporado en el italiano y que aparecen también en contextos de tema no estrictamente hispánico como pueden ser: "golpe"; "golpista" (del que deriva el sinónimo "golpistico"); "cargo"; "embargo"; "narcos", las formas adaptadas narcotraffico y narcotraficcanti; "marihuana/marijuana"; "vida loca"; "adiós"; "movida"; "fiesta"; "siesta"; "calor"; "hasta la vista"; "caliente"; "me gusta"; "vamos"; "torquemada"y "pasionaria".
Siempre en el campo de la publicidad y en particular de las marcas, al lado de las malformaciones y de los pseudohispanismos que hemos comentado, pueden encontrarse voces españolas puras empleadas por el gusto de lo exótico, y que hoy en día son de dominio público: "Movida" (tinte para pelo); "Mi vida" y "Paso doble" (perfumes); "Fiesta", "Kinder Bueno", "Flamenco" (dulces); "¿Todo bien?" (frase pronunciada por el argentino Batistuta en el anuncio de "Tim", una compañía de telefonía móvil), "Auto Emoción" (al final del anuncio de la casa automovilística española "Seat"), y "Noche de Cuba" (anunciando un licor cubano) quedan invariadas. Hace poco tiempo en una valla de promoción de la seguridad vial se leía: "Prudencia es vida" y luego el resto del mensaje en italiano.
El español parece ser una fuente también para elegir el nombre de los programas televisivos; de este modo los italianos ven: "La Corrida", "Goleada", "Mosquito" y "!Fuego!" (con dos puntos exclamativos, pero el primero no está al revés) y Carramba, che sorpresa (en este caso se retoma la interjección española adaptándola al apellido de la presentadora Raffaella Carrà).
Del mismo modo, se utilizan muchos hispanismos para denominar locales nocturnos: "Quien sabe"; "Bar Pablito"; "La Rambla"; "Trópico Latino"; "Puerto John Martin" y "Alcázar".

 
3. Variaciones semánticas
 
Conviene destacar que, en ocasiones, el trasvase transforma el valor semántico del lexema incorporado; es decir, algunas palabras entran en italiano con un significado más amplio, más restringido o con un significado nuevo. Por ejemplo, el adjetivo "caliente" y su plural adaptado calienti, se utiliza muy a menudo para referirse al carácter jovial de los españoles (más bien como sinónimo de "cálido" y sin connotaciones eróticas); o también para definir un encuentro deportivo importante o a atletas muy determinados:
 
 
"(...) dietro la caliente sfida di Champions (...)" (GS 11/09/01, 3).
"i più calienti sembrano Collauto e De Gregorio" (GS 13/03/00, 20).
 
 
Basco, término completamente asimilado, no se utiliza sólo como adjetivo sino también como sustantivo en el sentido de "boina"; es decir, una vez entrado en el nuevo sistema ha adquirido una nueva carga semántica, una extensión del significado autóctono.
En el caso de la palabra "golpe" el diccionario italiano DMP lo recopila sólo como colpo di stato; en cambio, en el diccionario español Cl, con el sentido de "golpe de estado" ("toma ilegal y por la fuerza del gobierno de un país"), aparece después de otros muchos:
 
 
encuentro brusco y violento de un cuerpo contra otro; efecto producido por este encuentro, disgusto o contrariedad repentinos; robo o atraco; fuerte impresión o gran sorpresa; ocurrencia graciosa y oportuna en el curso de una conversación; ataque, acceso o aparición repentina y muy fuerte de algo; en algunos deportes, esp. en golf, lanzamiento de la pelota por parte del jugador.
 
 
Asimismo, en el MM aparece la locución "golpe de estado" sólo como significado número doce.
Otro ejemplo nos lo proporciona la lexía "embargo" que el diccionario español Cl en su versión on line define como:
 
 
en derecho, retención o inmovilización de bienes por orden de una autoridad judicial o administrativa; prohibición del comercio y transporte de algo, esp. de armas o útiles para la guerra, decretada por un Gobierno.
 
 
El diccionario italiano DMP, en cambio, añade otros rasgos semánticos y especifica que es:
 
 
divieto di abbandonare i porti e le acque territoriali di uno stato, imposto alle navi straniere; sospensione dei rapporti commerciali con paesi con cui è in atto una crisi politico-militare/ estens., divieto imposto a uno stato di esportare determinate merci/ estens., blocco imposto per un certo periodo alla circolazione di informazioni, comunicati stampa, e sim.
 
 
La definición de la palabra "capataz" en el Cl aparece de la siguiente manera: "persona que manda y vigila un grupo de trabajadores; persona encargada de labrar y administrar una hacienda o finca agrícola"; mientras que el diccionario en línea DMP recoge sólo el primer significado del lexema y destaca el valor despectivo: comandante, capoccia, duetto.
El último ejemplo que comentamos en el presente estudio es la palabra "vigilante" que el MM define como: "persona encargada de vigilar cierta cosa". En italiano, en cambio, el término se enriquece de otro matiz:
 
 
ciascun appartenente a un gruppo, spec. di volontari, incaricati di pattugliare e proteggere aree e proprietà appartenenti a cittadini privati, per estens. ciascun membro di corpo di polizia privata, che svolge funzione di sorveglianza davanti a banche, edifici, ecc.
 

Conclusiones
 
En resumen, hemos comprobado que el español contribuye al enriquecimiento léxico del italiano gracias a los medios de comunicación que facilitan su difusión. Las razones de la transferencia de elementos lingüísticos de una lengua a otra son distintas: afinidad lingüística, contacto entre las dos culturas, gusto por lo exótico y la actitud de apertura del italiano hacia la adopción de extranjerismos. No cabe duda de que, a diferencia de los anglicismos, los hispanismos no penetran en los campos técnico-científicos y no sirven para definir realidades sociales de amplia difusión. En la actualidad, al lado de algunos préstamos denotativos, que sirven para designar productos o conceptos nacidos en un país extranjero (por ejemplo, las palabras que se refieren a las bebidas, a las comidas, a las características geográficas, etc. que abundan en el ámbito turístico; o las palabras que designan la realidad sociopolítica de los países hispanohablantes); existen numerosos préstamos de lujo o connotativos a los que se recurre por anhelo de expresividad. De hecho, la frecuente aparición de hispanismos en la publicidad, en la música y en el lenguaje juvenil se debe sobre todo al deseo de conferir al texto unos valores expresivos y evocar ambientes exóticos. La afinidad entre las dos lenguas favorece la creación de expresiones divertidas y jocosas que resultan de una mezcla de italiano y español y que denotan un uso estilístico del préstamo. Por lo que se refiere a los ámbitos de difusión del hispanismo en italiano cabe recordar en primer lugar que el estereotipo de que España es el país del sol y de la fiesta ha sido un factor favorable a la difusión de palabras relacionadas con el folclore y el turismo; en segundo lugar, los acontecimientos políticos y sociales han causado la entrada de voces de otros campos semánticos y, por último, la presencia de jugadores españoles e hispanoamericanos y la fama del fútbol de la Latinoamérica ha favorecido el trasvase de tecnicismos deportivos y de palabras comunes pronunciadas por los mismos protagonistas.
Por lo que se refiere al grado de asimilación de estas voces, se ha acotado que muchos hispanismos entran en su forma cruda (palabras-cita) por la semejanza con el italiano o bien con modificaciones fono-morfológicas y, a veces, con una carga semántica diferente. Cabe observar que algunas palabras están recogidas en los diccionarios; otras, aun utilizándose, no lo están todavía; y, finalmente, es conveniente destacar las de uso ocasional, sometidas a las modas pasajeras que aparecen tanto en su forma originaria, sin adaptar, como en transcripciones incorrectas (barbarismos).

 Vai alla Bibliografia
Sommario Culture 2003
Indice Culture